Encajar AdSense en WordPress y que quede bien

Gracias por darme amor compartiendo en tu app favorita:

Quiero ganar algún dinero extra con los banners de Google AdSense pero no quiero que Google AdSense canibalice el blog.

Es tan sencillo como eso.

Y es que ahora en el plugin de Site Kit de Google puedes configurar que AdSense decida de manera (poco) inteligente dónde insertar los banners. Algo que también puedes hacer en el panel de control de este adserver.

(Lo encontrarás en la sección Sitios, haciendo clic en el sitio en cuestión y activando Anuncios automáticos a la derecha, al menos hasta hoy, que con la frecuencia que cambia Google sus escritorios de gestión, vete tú a saber cuando leas dónde estará la opción.)

La idea no es mala, si no fuera tan invasiva. Y aunque puedes controlar dónde quieres que aparezcan los anuncios desactivando zonas, el administrador para tal fin funciona de aquella manera. Cada vez que eliges una zona se recarga y no pocas veces no almacena la información y avanza al menú anterior, teniendo que comenzar de nuevo. Al menos es lo que me ha ocurrido a mí. Por otro lado no es que AdSense integre sus anuncios en 3 ó 4 ubicaciones, no. Prácticamente canibaliza el blog.

Además, esta web donde lees este texto tiene dos funciones:

  • por un lado sirve como tarjeta de presentación y explica tanto lo que hago actualmente como mi trayectoria profesional (aunque esto segundo de una manera muy personal, íntima e incluso catártica, si no me crees, investiga en ese menú);
  • por el otro me sirve para dar salida a mis ganas de escribir y contar historias (que son los blogs de tecnología, historias y acertijos).

Así que no solo no quiero saturar el contenido de banners publicitarios, es que hay espacios donde no quiero banners publicitarios.

Así que la solución final ha sido el método tradicional, gestionar manualmente dónde deben aparecer los banners publicitarios y en qué páginas a través de la plantilla y, en algún caso, incluso directamente en la página o entrada de contenido (uso WordPress, como es evidente).



Hasta aquí, todo chévere, mi pana.

El asunto fue al incrustar el código de AdSense (para lo que tienes que ir a Anuncios en el menú de la izquierda de tu panel de control y, a continuación, ir al panel de Bloques de anuncios. Aquí gestionas y creas. Una vez creado un bloque solo tienes que ir a la parte que te invita a Copiar el código y llevártelo a tu web.

Por cierto, se trata de un código JavaScript así que tendrás que insertarlo a través de un módulo HTML/JavaScript en tu plantilla o página / entrada de contenido.

Bien, bien, bien, parece que hasta el momento es todo fácil.

Pero no.

No podía ser tan fácil.

Porque haciéndolo así, y con la nueva plantilla multipropósito Twenty Twenty-Four de WordPress 6.4.3 resulta que en escritorio, bien, pero en versión móvil desalinea los bloques <div> sacándolos de la pantalla. Por cierto, al final me di cuenta que en parte era por la capa flotante de reCAPTCHA.

Y es que Google da tantas soluciones como problemas.

Pues bueno, al final quedó resuelto insertando el script de AdSense en un componente HTML/JavaScript del editor de bloques y metiendo ese script dentro de un <div> a pelo a través de un style muy forzado y poco elegante donde forzaba la apariencia (centrada en escritorio, ancho de 100% en móvil y aislándolo del efecto de la capa de reCAPTCHA).

Ya sé que igual no tienes ni idea de la que hablo, pero diseñadores y programadores entenderán.


AdSense dice que mi blog no tiene valor

Y ya por último, la anécdota.

Porque ahora ves publicidad en este blog y, si haces clic, yo iré sumando céntimos. (Espero que al final del año al menos me haya generado los 40 euros del dominio y el correo básico de PiensaSolutions, ya que este hosting me regala el hospedaje para WordPress, gratis para siempre.)

Pero al principio no había manera que AdSense me aprobara el blog. Lo rechazaba una y otra vez por contenido de poco valor. Y al remitirme a la ayuda estándar no aclaraba nada. No sabía por qué motivo entendía que el contenido de este blog no tenía valor. ¿No aportaba valor al posible lector? ¿No había suficiente contenido? ¿El contenido era muy corto? ¡Qué porras no te gustaba, AdSense!

Y lo que te voy a contar ahora te prometo que es verdad.

¿Fruto de la casualidad? Puede ser.

Pero te lo prometo, así ocurrió.

Harto ya de ser rechazado por AdSense empecé a buscar si BING tenía una red de display a la que afiliarse al estilo de la plataforma de Google.

BING Ads te permite ahora mismo crear publicidad en el buscador y algunos entornos de Microsoft, pero aún no tiene su propia red de display.

¡Pero se lo están planteando!

El día que estuve investigando y me creé mi perfil en BING Ads, casualmente, Google AdSense aprueba esta web para inserción publicitaria.

Insisto, seguramente fruto de la casualidad ya que había abierto la tercera incidencia en la plataforma de ayuda y me había puesto bastante pesado.

Así que, sí, es posible, casualidad.

Pero… ¿y si sí?